Noti-Rio

Legislativas: histórica victoria opositora en La Pampa

La diferencia entre la alianza opositora y el oficialismo fue clara: alrededor de 6 puntos y 13 mil sufragios. El Frente de Todos revirtió Santa Rosa en una elección pareja. Pero JxC se afianzó en el norte, especialmente en Pico. También se impuso en localidades importantes como Acha, Realicó y Guatraché. Revalidó así el triunfo de setiembre y cosechó el voto bronca. Superó los 100 mil votos.

fetjxc

Juntos por el Cambio revalidó los laureles de las PASO de hace dos meses y se impuso este domingo en las elecciones en la provincia con claridad. La diferencia es de alrededor de 6 puntos y 13 mil votos.

Es una victoria histórica, la más importante que obtuvo la oposición en La Pampa. El peronismo perdió un invicto de 36 años. Por primera vez la oposición gana dos bancas en el Senado, además ante la mirada del escenario nacional que puso fichas en el comicio pampeano como el que le quitaría el quórum propio al oficialismo en la Cámara Alta.

Esto implica que los senadores electos por La Pampa son Daniel Kroneberger, Victoria Huala y Daniel Bensusán. A la Cámara de Diputados y Diputadas llegan Varinia Marín y Marcela Coli y continuará Martín Maquieyra.

Para el peronismo, la derrota implicará severos conflictos internos, algunos de los cuales ya salieron a la luz antes de las elecciones. Se prevé incluso una repercusión en la gestión provincial, a raíz de que el gobernador Sergio Ziliotto puso todo en la campaña y por lo tanto recoge alta porción de los costos.

Más bronca que memoria

Tal como hizo en la PASO, el jefe del Ejecutivo se hizo cargo del resultado y admitió que el peronismo no pudo imponer su estrategia de provincializar su elección. Aunque dijo que hubo “cosas para festejar”, reconoció que a la hora de la verdad prevaleció el voto bronca.

La misma lectura hizo a poco de percibir la victoria el senador electo Daniel Kroneberger: aceptó que el voto era más un mensaje de desencanto con el gobierno nacional que un premio a las propuestas alternativas del espacio macrista.

La situación económica está en el primer plano de la preocupación de los votantes. En general, hubo una tendencia a poner en la agenda los temas nacionales. La influencia de los medios hegemónicos porteños también fue notable. Pero además impactó la situación derivada de la pandemia: los logros del sistema de Salud pampeano no fueron premiados, en general, y en cambio se tuvo muy en cuenta el lastre económico que significó el parate propio de la cuarentena y las restricciones -vistas como excesivas- para contrarrestar la pandemia.

Más de cien mil votos

Los primeros datos que surgieron casi dos horas después del cierre del comicio dejaron en claro que las tendencias eran irreversibles.

Con el 99,20% de las mesas escrutadas y una participación del 75,32%, Juntos por el Cambio obtuvo 101.653 votos, el 48,32%; mientras que el Frente de Todos consiguió 88.638 votos, el 42,13%.

Además, el FIT obtuvo 9.005 (4,28%); el Partido Socialista 6.162 (2,92%); y el Movimiento al Socialismo 4.912 (2,33%).

Esos resultados son sobre 876 mesas escrutadas (99.20%); electores totales: 293116; votantes totales: 219261 (75.26%).

Los votos válidos son 213911 (97.55%); En blanco: 3619 (1.65%); Afirmativos: 210292 (95.90%); Nulos: 5226 (2.38%); y recurridos e impugnados: 124 (0.05%).

El fracaso del Plan Remontar

El Plan Remontar que había agitado el gobierno provincial y los candidatos del Frente de Todos apenas se concretó en la capital pampeana, y con un comicio ajustado, parejo, lejos de la épica. En Santa Rosa, Juntos por el Cambio quedó abajo del Frente de Todos por apenas por dos puntos.

En cambio, la alianza opositora se afianzó y ratificó el triunfo que obtuvo en las PASO en General Pico y el norte provincial, en General Acha, Eduardo Castex, Realicó y Guatraché. Inclusive ganó por 300 votos Toay. En Pico y Quemú Quemú amplió la diferencia de las PASO.

De esa forma, abortó el Plan Remontar del oficialismo, se quedó con una elección clave y quedó bien posicionado para intentar en 2023 acabar con cuatro décadas de hegemonía del peronismo local.

En Santa Rosa el FdT quedó dos puntos por encima de Juntos por el Cambio, revirtiendo el resultado de septiembre. Pero en General Pico, los primeros números extraoficiales mostraron desde temprano una ventaja de 18 puntos a favor del frente opositor. Allí, el FdT apenas superó el 30%.

Con esos guarismos, Juntos por el Cambio se garantizó el triunfo. De esta manera, llegan al Senado Daniel Kroneberger y Victoria Huala por JxC, y Daniel Bensusan por el FdT. En Diputados, acceden a las bancas el macrista Martín Maquieyra y la radical Marcela Coli, mientras que Lichi Marín obtiene la suya por la segunda fuerza.

La kirchnerista María Luz Alonso se quedó afuera (amplió el FdT la victoria en su pueblo natal, Victorica), y Ariel Rauschenberger vio frustrada su pretensión de reelección en el Congreso.

Lo que viene, lo que viene

Ya se disparan miradas sobre el futuro que viene para el peronismo. Las aguas estaban agitadas ya en campaña, con una grieta intensa dentro de la Plural.

El resultado electoral realineará alianzas, potenciará peleas internas, reconfigurará liderazgos. En la previa, el gobernador tuvo que aclarar que no pensaba en hacer una línea propia. Los rumores partidarios dan por hecho que hay varias renuncias ya redactadas de integrantes de su gabinete.

El bastión macrista y la capital del Remontar

festejo

 La elección en el norte y en General Pico fue clave para la alianza opositora.

La victoria fue muy amplia, contundente. En del Departamento Maracó el resultado fue rotundo: 53% a 36%.

El microclima piquense auguraba esa diferencia. El rol del ultravernismo fue sospechoso en las semanas previas a la elección. En algún momento de la jornada el oficialismo se ilusionó con una recuperación, pero estuvo lejos de esa esperanza.

Remontada por poco en Santa Rosa

En Santa Rosa fue uno de los pocos lugares en los que el oficialismo logró dar vuelta las cifras de las PASO. Pero por 3 puntos.

Los guarismos del departamento Capital, que también incluye a Anguil, indican que el Frente de Todos por 45,5% a 42,6%.

En Santa Rosa la campaña tuvo sus particularidades: el intendente Luciano di Nápoli puso el cuerpo en las últimas semanas de manera notable, y además hubo gestos de unidad incluso impensados, que pusieron en un mismo plano a La Cámpora y Convergencia, que parecían históricamente irreconciliables.

El peronismo también ganó en 25 de Mayo, La Adela y Trenel.

La participación fue mayor a las PASO, pero no alcanzó el porcentaje de la elección legislativa de hace cuatro años. A nivel nacional fue del 71%. En la provincia fue del 75,37%.

No llegó al 77% de la elección general de hace cuatro años. 

Menos participación

A las 18 horas se cerraron las puertas de las escuelas, con normalidad, en toda la provincia.  La participación fue mayor a las PASO, pero no alcanzó el porcentaje de la elección legislativa de hace cuatro años. A nivel nacional fue del 71%. En la provincia fue del 75,37%.

No llegó al 77% de la elección general de hace cuatro años. 

elecciones legislativas 2

Ante los ojos del país

En La Pampa había 293.790 personas habilitadas para votar y aunque es apenas el 0,85% del padrón nacional la mirada nacional estaba puesta sobre la provincia porque la oposición aspiraba a ganar una banca más que le impediría al oficialismo contar con quórum propio en el Senado. Solo en otras 7 provincias se eligieron senadores.

maquieyra kroneberger huala

En el caso pampeano, el 10 de diciembre terminan sus gestiones Daniel Lovera, Norma Durango (oficialistas) y Juan Carlos Marino (radical). En Diputados, concluyen mandatos los peronistas Melina Delú y Ariel Rauschenberger (va por la reelección) y el macrista Martín Maquieyra (renueva).

El Frente de Todos provincializó todo lo que pudo su campaña y advirtió que los resultados ponían en juego el interés de La Pampa: llamó a votar “con más memoria que bronca”. Juntos por el Cambio nacionalizó al extremo, trató de esquivar el debate local y enterró bajo la alfombra el gobierno de Mauricio Macri: cumplió en la etapa proselitista el guión porteño y trajo al territorio a las figuras televisivas estelares de su espacio político.

izquierda

La previa

A la luz de los resultados de las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO) del 12 de septiembre, el peronismo iba de punto como pocas veces en su historia pampeana: ese día, las cinco listas que compitieron en “Juntos por el Cambio” cosecharon en conjunto más de 20 mil votos más que la nómina de unidad del Frente de Todos.

Juntos por el Cambio se puso como objetivo primordial sostener los votos que ya consiguió en septiembre y cosechar entre los ausentes de aquel día una proporción que le permita reafirmar su victoria.

elecciones legislativas 3

Un escenario muy similar ya se registró en la PASO de 2017 y después en las generales el peronismo remontó y ganó por 76 votos, pero esta vez no pudo. Un contexto diferente, en el que inciden una ola nacional crítica con el gobierno de Alberto Fernández, la ausencia en campaña del oficialista Carlos Verna (líder de la mayoritaria línea Plural), además de otros movimientos internos que complican al PJ pampeano, jugaron en contra.

Parecía un día peronista: domingo soleado con cielo completamente despejado, poco viento y una temperatura primaveral. Pero no lo fue. Aunque remontó cifras negativas en Santa Rosa y otras localidades, el Frente de Todos no logró revertir el resultado de las PASO y sufrió una dolorosa derrota en las elecciones legislativas. La coalición opositora Juntos por el Cambio fue la gran triunfadora de este domingo no peronista: revalidó su victoria de hace dos meses y logró quedarse con dos senadores y dos diputados.

Juntos por el Cambio logró además otro hito histórico, porque se convirtió en la primera fuerza opositora que supera los 100 mil votos en esta provincia y cosechó más del 48% de los sufragios. El peronismo apenas alcanzó el 42% y no llegó a los 90 mil sufragios.

Cumpliendo los pronósticos previos, ayer se registró una mayor asistencia de votantes que en las PASO y una gran polarización entre las dos fuerzas principales. Esta vez el porcentaje de sufragantes superó el 74%: votaron unas 220 mil personas, aproximadamente un 5% más que hace dos meses. El escrutinio confirmó que casi no hubo corte de boletas y también se redujeron notablemente los votos nulos y blancos.

Hace dos meses, la diferencia había sido de casi 20 mil votos (48% a 38%). A pesar del tremendo esfuerzo desarrollado en todo el territorio y la posibilidad de recuperar su mística y folclore proselitistas, la militancia justicialista logró achicar esa brecha por menos de cuatro puntos.

La tercera fuerza volvió a ser el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), con algo más de 9 mil votos (4,3%), y detrás se ubicaron el Partido Socialista (6.100 votos, 3%) y el Nuevo MAS (4.900 y 2,3%).

Pico, la gran diferencia.

Es la primera vez que el justicialismo pampeano tendrá una sola banca en el Senado nacional. A partir del 10 de diciembre, los senadores pampeanos serán Daniel Kroneberger y María Victoria Huala (Juntos por el Cambio) y Pablo Bensusán (Frente de Todos).

En cuanto a los diputados, el Frente de Todos perdió la banca de Marina Delú mientras que Ariel Rauschenberger no pudo mantener su lugar. La que sí entra al Congreso por el oficialismo pampeano es Varinia Marín y por Juntos por el Cambio Martín Maquieyra retuvo la suya.

Y otra vez resultó decisivo el resultado electoral obtenido por la oposición en distintas localidades del norte provincial. La mayor diferencia se observó en General Pico, donde Juntos por el Cambio obtuvo un 53,4% de los votos contra un pálido 36% del oficialismo, convirtiendo así en inútil la remontada peronista en Santa Rosa, donde el FdT sumó un 46% de los votos, contra el 42% de la alianza UCR-PRO-Mofepa-MID.

En la capital provincial, el Frente de Todos remontó el resultado negativo de las PASO, al imponerse por unos 2 mil votos (31.000 a 29.000).

Juntos por el Cambio también logró buenas diferencias en General Acha, Guatraché, Intendente Alvear y Realicó.

Voto bronca.

En todo el mundo, las elecciones post pandemia de coronavirus marcaron derrotas para los oficialismos. En gran parte, este escenario de disconformidad estuvo vinculado a la pandemia, las restricciones y sus efectos nefastos sobre la economía, por los cuales se terminaron castigando a las administraciones de turno.

En sus primeras evaluaciones tras la elección de ayer, los principales referentes de ambas fuerzas mayoritarias consideraron también que predominó «el voto bronca».

El propio gobernador Sergio Ziliotto, lamentó que su partido «no pudo provincializar la elección» y consideró que «la gente volvió a votar con bronca». Con esa postura coincidió incluso el flamante senador electo Daniel Kroneberger: «primó el voto bronca y la voluntad de castigar. Esto demuestra la apatía y el mal momento que viven los argentinos», dijo el dirigente radical de Colonia Barón.

Pasaron 36 años.

Desde la recuperación de la democracia en 1983, el oficialismo pampeano había registrado una sola derrota electoral hace 36 años, en las legislativas de 1985, durante el apogeo presidencial de Raúl Alfonsín. El otro antecedente negativo habían sido las PASO de 2017, cuando Cambiemos obtuvo un mayor caudal de votos que el PJ, aunque éste logró dar vuelta el resultado en las generales y no pasó de un gran susto.

Pero hubo otras dos elecciones legislativas en la que el justicialismo lugareño perdió al menos una banca. La primera fue en aquellos recordados comicios del 26 de octubre de 1997, cuando el oficialismo conducido por Rubén Hugo Marín puso en juego dos diputados nacionales. A pesar de haber ganado con más de 74 mil votos (46%), el PJ solamente pudo revalidar una banca porque la fuerza que se ubicó en tercer lugar (Frente de la Gente-País Solidario) cosechó más de 40 mil sufragios (24,9%) y consiguió un histórica diputación, que fue ocupada por Pablo Fernández.

Hace 8 años, el 27 de octubre de 2013, el PJ volvió a perder un diputado, esta vez a manos de Carlos Javier Mac Allister. El PJ logró ganar la elección general por menos de un punto y consagrar como diputado a Gustavo Fernández Mendía, en tanto que Francisco Torroba se quedó con una banca por el Frepam. Apoyado en su gran resultado en localidades del norte, el PRO se consolidó entonces como tercera fuerza y «Colores» Mac Allister se convirtió en diputado por el Frente Propuesta Federal.

El FIT se consolidó como tercera fuerza.

Aunque en un escenario de gran polarización no llegó al 5% de los sufragios, el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) se confirmó como la tercera fuerza provincial, con algo más de 9 mil votos (4,3%). Las otras dos listas que participaron de los comicios fueron el Partido Socialista, que obtuvo unos 6.170 votos (2,92%) y el Movimiento al Socialismo (MAS), con 4.920 (2,33%). Entre las tres vertientes, la izquierda pampeana llegó a casi el 10 por ciento de los votos emitidos. Además hubo 3.665 votos en blanco (1,67%) y 5.260 nulos (2,39%).

Ganadores, perdedores y no tanto

Los resultados de la elección posicionan dirigentes y espacios, abren el juego a una reconfiguración de liderazgos y dejan vencedores y vencidos.

kronoberger1jpg

Daniel Kroneberger. Un triunfador absoluto. Antes de las PASO dio el paso que lo podía condenar internamente en la UCR, pero le salió todo bien. Ganó con claridad esa interna, al resto de las líneas no les quedó otra que respaldarlo y ya con el resultado puesto de la general se convierte en hombre fuerte de su partido y en opción más lógica como candidato a gobernador del espacio opositor. Apenas supera los 60 años, es el dirigente más conocido de Juntos por el Cambio y su estilo sin grandes alardes, prudente y hasta con guiños a un electorado peronista lo deja bien plantado a futuro.

maquieyra24

Martín Maquieyra. A la luz de los resultados, fue un acierto rotundo haber bajado su inicial sueño de ser senador para cortejar a Kroneberger frente a la interna. Su figura ya tiene alto conocimiento y consenso en el norte provincial, y en especial en General Pico. Con sus particularidades, representa un liderazgo de época. Aprovechó el escenario para bajar línea con un discurso férreamente opositor, tirándole dardos al oficialismo y alineándose con la dirigencia nacional macrista que fustiga al Frente de Todos y hasta le advierte con medidas institucionales no tradicionales en la democracia argentina.  

ziliotto elecciones legislativas 1

Sergio Ziliotto. El gobernador y presidente del PJ pampeano sale golpeado porque se puso la campaña al hombro, se hizo cargo de los candidatos y él mismo dijo que se plebiscitaba su gestión. Es posible que haya influido más el arrastre nacional, y hasta la oposición reconoció su gestión como satisfactoria, pero los resultados electorales mandan. Se hizo cargo del fracaso de la estrategia de «provincializar la elección». Armó la lista con un ruido a la vista: la ausencia de referencias piquenses o al menos nortañs. Le toca surfear un proceso interno dificultoso y complejo, en el que incluso hay dardos internos sobre su gobernabilidad. 

victoria huala elecciones legislativas 2

Viki Huala y Marcela Coli. La joven del PRO y la exdiputada del radicalismo llegan a altos puestos de decisión que quizá ni imaginaban cuando comenzó el proceso preelectoral. Son poco conocidas para el gran público e integraron las listas después de negociaciones y corrimientos derivados de la Ley de Paridad, y después de que las estructuras partidarias no las tuvieran tanto en cuenta. Huala será la senadora más joven del país. Coli es la primera mujer del radicalismo que se convierte en legisladora nacional.

luchy alonso elecciones legislativas

Luchy Alonso. Jugó a fondo en la campaña, puso su nombre en la boleta, no hubo quejas de que le tocara un segundo lugar que ponía en riesgo su ingreso al Senado. Le salió mal. Aunque seguirá teniendo un alto perfil y cerca de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, la derrota electoral le pega de lleno. Celebró el triunfo en su pago chico victoriquense, pero también le toca soportar el fuego amigo, puesto que ya en campaña algunos sectores del peronismo renegaban de hacerle lugar a «La Cámpora».

El PRO.  El partido del macrismo, que no pierde sus mañas porteñas, hizo pie en La Pampa y se convirtió en punta de lanza de la alianza con el radicalismo, pese a que la UCR tiene una estructura relativamente fuerte. La interna le salió redonda: confirmó su lugar en Diputados y acrecentó representación con una senadora. En campaña impuso sin debate su discurso proselitista, basado en las lógicas de la ciudad de Buenos Aires y pasando por encima de tradiciones y códigos locales. Leyó con acierto la bronca que había en la población. 

luciano di napoli

Luciano di Nápoli, Abel Abeldaño, Juan Barrionuevo. Son tres de los intendentes que salvaron la ropa en medio de la derrota peronista. Desde ya que el de más alto perfil es el jefe comunal de Santa Rosa, que también jugó a fondo y de entrada consideró que el resultado de la elección sería responsabilidad natural de quienes gobiernan ejecutivos. La remontada en la capital fue además fruto de una demostración de unidad, porque más allá de la gestión local sí hubo sintonía proselitista incluso entre sectores que tuvieron serias rencillas internas en otros tiempos, como La Cámpora y el marinismo.

vernaculo

Carlos Verna. Su fantasma estuvo presente en el tramo clave de la campaña y las derivaciones de esa conducta política -enigmática como su estilo general- son paradójicas. Su liderazgo recobra fuerza porque es referente de una época de victoria provincial y nacional. Eso lo eleva, lo mantiene en la memoria. Su extraña ausencia agitó la leyenda de sus»hacer la plancha» o «ir a menos». Esa postura le genera costos, cuestiones y dimes y diretes en la interna. Se abre un nuevo panorama de reconfiguración de liderazgos y espacios.

El marinismo. Convergencia Peronista retoma su alta visibilidad, incluso a nivel nacional, a partir de que Lichi Marín es diputada nacional electa, pero también como consecuencia del alto perfil que en el final de la campaña tuvo el exgobernador, además en contraste con la actuación del líder de la Plural. El sector nunca dejó de ser referencia y el nuevo remezón interno lo posiciona como un espacio de consideración para el resto de los actores de la interna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *