JSRN logró “subirse a la ola” de las fuerzas provinciales y proyecta liderazgos

El triunfo de Juntos Somos Río Negro (JSRN) en las últimas legislativas se explica en parte porque el gobierno logró “provincializar” el comicio y captar el voto de los desilusionados con las grandes coaliciones nacionales, que en el interior del país se expresó en el voto a fuerzas provinciales y en las zonas metropolitanas en el apoyo a la izquierda o los “libertarios”. Esta es una de las conclusiones a las que llegó la politóloga María Celeste Ratto sobre los comicios rionegrinos. Además, señaló que tanto lo ocurrido el domingo como lo sucedido entre las PASO y las generales perfilan liderazgos en partidos y coaliciones de cara al 2023.

“JSRN gana por primera vez en esta instancia, salió primero y en forma contundente. Es un dato relevante sobre todo si se tiene en cuenta que en la anterior legislativa tuvo que retirar a sus candidatos” señala. Como dato adicional, mencionó que JSRN será dueño de tres votos claves en un Congreso donde habrá una paridad muy fuerte que le dará un poder de negociación muy importante a la provincia y posicionará al senador Alberto Weretilneck en el escenario nacional.

En segundo lugar, la investigadora destaca que Juntos por el Cambio “logró fidelizar su base de votos respecto de las PASO, donde compitieron tres líneas: el radicalismo expresado por Mario de Rege, el PRO de Aníbal Tortoriello y una tercera línea. Tortoriello logró mantener su apoyo, lo que le dio acceso a la segunda banca, más allá de la paridad con el Frente de Todos (FdT)” y se perfila como «candidateable» para el 2023.

En el caso del peronismo provincial, Ratto subrayó dos aspectos. “Obviamente hizo una mala elección porque perdió, algo que no le ocurría desde 2005. El FdT y su antecesor el FpV venía imponiéndose con una clara mayoría, ahora pierde el liderazgo en la provincia en la puja por cargos nacionales. Llegó sólo al 27% de los sufragios cuando su piso histórico estaba en 30-32%”, explicó la investigadora. Sin embargo, “pese a un escenario de derrota, es importante que recuperara terreno. Lo que suele suceder es lo que en ciencia política llamamos el efecto ‘carro del ganador’: a la gente no lo gusta perder y por lo general los primeros y segundos en las PASO ganan votos y el tercero los pierde. El FdT logró recuperarse y crecer, principalmente por Bariloche, donde sumó tres puntos”, explicó.

La ciudadanía está enojada y buscando alternativas, y donde había fuerzas provinciales muchos optaron por ellas, como en Río Negro”.

María Celeste Ratto, cientista política de Bariloche

P: Vos decías que JSRN apostó exitosamente a provincializar la elección ¿No hubo algo de voto bronca también ahí?

R: Sí, en un contexto nacional donde hay mucho enojo contra la dirigencia política en general y contra el gobierno en particular. Yo participo de un proyecto de investigación sobre que estudia el efecto de la pandemia en la sociedad argentina, con 18 universidades nacionales, con entrevistas en profundidad, encuestas y focus group. La gente usó las PASO para enviar un mensaje contundente; fue un voto reactivo que mostró enojo y frustración con el gobierno en primer lugar y después con los partidos tradicionales, por falta de resultados concretos a los problemas económicos y sociales agravados por la pandemia: ve un problema de desempeño, no ve resultados y quiere poner una señal de alarma. Eso se expresó en una baja participación, una menor movilización de la militancia y en las grandes urbes se tradujo en voto castigo al gobierno, apoyando al principal partido opositor. En las encuestas que hicimos muchas veces la gente no declaraba su voto por JxC, estaba en una “espiral del silencio”, lo que hace pensar que no es un voto súper convencido, castiga más que elige.

R: Mucha gente enojada estaba buscando una alternativa a los partidos tradicionales, porque ya viene desilusionada con el gobierno de Macri, también con el de Alberto Fernández porque no ve los resultados esperados y busca alternativas. En los grandes centros urbanos una parte fue hacia la izquierda (fue la tercera fuerza) y otra fue hacia la extrema derecha, con libertarios como Milei o Espert que llegan a la Cámara Baja. Yo creo que los partidos provinciales fueron esa alternativa en muchos distritos: Misiones, Santiago del Estero, en Córdoba Schiaretti también fue una opción provincial, en Neuquén el MPN estaba consolidado pero no siempre tiene buenos resultados en las elecciones nacionales, en Santa Cruz… El resultado de JSRN tiene que ver mucho con eso. La ciudadanía está enojada y buscando alternativas, y donde había fuerzas provinciales muchos optaron por ellas, como en Río Negro.

P: ¿No hubo una federalización de JxC? pareciera que ahora tuvo una votación más homogénea en todo el país y no sólo en el AMBA y provincias centrales del país.

R: JxC sigue estando concentrado en las provincias más pobladas del país, pero se ve que allí está alcanzando como un techo, consolida votos pero no sumó mucho. Si comparás respecto de 2019, perdió un millón de votos. Como alianza JxC logra una identidad fuerte, más allá de la UCR y el PRO, hay una territorialización que no es nueva, viene ya desde 2015 en varias provincias. Pero entre las PASO y las generales, JxC mejoró en 10 distritos, se mantiene en 3 y empeoró en 11. En cambio el Frente de Todos (que perdió 5 millones de votos respecto de 2019) entre PASO y general mejora en 13 provincias, se mantiene en 4 y pierde en 7. Es decir recupera más, lo que no implica que el FdT perdió y JxC hizo una muy buena elección, salió mejor en todo el país.

El senador Weretilneck, lider de Juntos somos Río Negro, festejó en las calles de Cipolletti. Foto: Juan Thomes

P: Pensando en los liderazgos de cara a 2023. En JSRN hay una dualidad de liderazgos, entre la gobernadora y Weretilneck.

R: JSRN se tomó esta elección como antesala de 2023: eligió muy bien sus asesores y su estrategia de campaña, sosteniendo que son la única alternativa para defender los intereses provinciales frente a los partidos nacionales y con candidatos con un perfil muy definido. El senador Weretilneck fue el gran artífice de esta victoria, ahora comienza una disputa entre quienes quedaron bien parados. Es muy probable un regreso de Weretilneck a la gobernación de la provincia, pero a Arabela Carreras también le fue bien, se impuso un candidato de Bariloche, tuvieron una muy buena votación en esta zona. Creo que van a terminar ordenándose. Le adjudico más chances a Weretilneck como líder del espacio, eso no está en duda, mucho pasará por dónde decida jugar él, aunque Carreras también marcó que está ahí para disputar lugares.

“Para sesionar y lograr acuerdos en el Congreso, los tres votos de JSRN se vuelven súper importantes, pasan a ser actores claves en la negociación nacional”.

P: ¿Weretilneck tendrá visibilidad nacional?

R: Weretilneck tendrá un rol fundamental en el Congreso. No sólo serán importantes los partidos grandes con fuerza electoral nacional, también se vuelven cruciales lo que en ciencia política se llaman las “fuerzas con capacidad de chantaje”, dicho teóricamente y no peyorativamente ni como deshonestidad. Ahora el quórum en diputados y senadores depende mucho de los partidos provinciales, entre ellos la banca de senador de Weretilneck. Para sesionar y lograr acuerdos, esos tres votos de JSRN se vuelven súper importantes y pasan a ser actores importantes en la negociación nacional. Weretilneck ya viene negociando con el gobierno nacional y tiene diálogo con otros senadores, pero aumenta su importancia.

P: Y en JxC surge la figura de Aníbal Tortoriello, que logra retener voto radical y se hizo fuerte en Cipolletti.

R: Sin dudas quedo como otro de los referentes que queda en carrera para disputar la gobernación en 2023. Mucho esfuerzo del oficialismo provincial estuvo en que Tortoriello no llegara a la cámara baja, incluyendo una campaña negativa hacia él, porque es otro candidateable a la gobernación, pero no lo logró.

Ana Marks no logró su objetivo de lograr una banca para el FdT. (Foto: Chino Leiva)

P: Donde el liderazgo queda muy desdibujado es el FdT…

R: Los costos quedaron muy repartidos. La elección no fue buena para el peronismo en general en la provincia. Las dos líneas de Martín Doñate y Martín Soria quedaron con parte de responsabilidad del resultado, hay que ver cómo se reacomodan los liderazgos. El “sorismo” logró ganar en Roca, pero no sumó los votos que se necesitaban, quedó a medias. Ana Marks, que responde a Doñate, paga un costo por ser primera candidata, pero entre las PASO y general recupera 3 puntos. Quedan todos más o menos en el mismo lugar del que partieron.

P: Y quedan muy atados a lo que defina el gobierno nacional.

En el oficialismo se venía planteando un escenario catastrófico, y lo que ocurrió entre PASO y general le dio un poco de aire. Hay que ver cómo reacciona el gobierno, es una coalición con claros problemas de desempeño, los cortocircuitos en los ministerios que dependen diferentes facciones y dificultan la gestión…la gente no ve resultados y lo marcó con el voto. De cara al 2023 si quiere seguir disputando con chances tiene que hacer un ajuste ante desafíos fuertes: en lo interno la cuestión económica sin resolver, el bolsillo de la gente agobiado por la inflación, pérdida del salario, etc y acomodarlos con la negociación con el FMI, que implicará condicionamientos. El segundo es la negociación al interior de la coalición y luego ver cómo quedan las cámaras. Lo que ocurra en la provincia tendrá que ver con ese reacomodo, que no sería tan drástico como se esperaba


Perfil: María Celeste Ratto

María Celeste Ratto vive en Bariloche e integra Red Federal de Investigadores Electorales de CIPPEC. Es doctora en Ciencia Política por la Universidad Nacional de San Martín, Máster Oficial Europeo en Democracia y Gobierno por la Universidad Autónoma de Madrid y se desempeña como Investigadora Adjunta del Conicet en el Instituto de Investigaciones sobre Diversidad Cultural y Procesos de Cambio de la UNRN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *