Noti-Rio

Ganadores y perdedores en el reparto de obras 2022 en Río Negro

El reparto gubernamental de obras en Río Negro para el 2022 renovó el debate de los municipios que se beneficiaron y aquellos se perjudicaron, a partir inicialmente de las partidas incluidas en presupuesto provincial.

En principio, esa asignación es una formalidad que, después, también, puede diluirse en la cotidianidad de las disponibilidades de recursos en la ejecución anual. Ejemplos sobran.

Aún así, la inclusión de las partidas en la pretendida construcción es determinante y, como siempre, es producto de las gestiones, las negociaciones y, finalmente, la decisión política del oficialismo.

La facultad discrecional se relativiza en parte, pues existen financiamientos específicos o créditos para proyectos puntuales. Así, el manejo directo del presupuesto se concentra en los fondos de “Rentas Generales”, que totalizan unos 5,600 millones en el presente ejercicio, es decir, un 35 % de los casi 16.300 millones estimados para la ejecución de construcciones.

La mitad del total -unos 8.300 millones- figura como “recursos específicos”, a partir de asignaciones de Nación a proyectos tramitados por la Provincia o, directamente, por los municipios. Otra parte significa previsiones provinciales fijadas por leyes (que también posibilita cierto poder de maniobra por parte del gobierno).

El resto se compone con estimaciones de fondos por créditos externos, entre ellos, programas de financiamientos de organismos internacionales.

La disponibilidad proyectada para las construcciones tiene esa composición.

La distribución regional y municipal evidencia el mayor debate político.

Apartando el análisis y razón de la infraestructura incluida, la evaluación de la partida asignada por la población de la localidad arroja una conclusión exclusivamente técnica (ver ranking en el infografía). La misma pone en el primer lugar a Los Menucos, gobernada por la oficialista y consentida intendenta Mabel Yahuar, que responde con los mejores resultados electorales.

Los diez lugares siguientes, con mayor índice de fondos para obras por su número de habitantes, está conformado por siete municipios de JSRN (Maquinchao, Viedma, Catriel, Comallo, Cordero, Choele Choel y Ramos Mexía, un socialista ya incorporado), dos radicales (Darwin y Guardia Mitre), y el peronista Campo Grande.

El presupuesto total del 2022 para construcciones en Río Negro supera los 16.000 millones de pesos. Esa cantidad representa una inversión equivalente a unos 20.800 pesos por habitante.

Computado por la representación partidaria del municipio, el promedio de aquellos alineados al Frente de Todos arroja cerca de 14.200 pesos, los radicales rondan los 14.500 pesos mientras la asignación media de los gobiernos de Juntos Somos Río Negro supera los 21.200 pesos por poblador.

El gobierno provincial insiste en un tratamiento igualitario, a pesar de las claras desigualdades. Algunos desequilibrios se explican en las grandes infraestructuras (como el sistema de riego de Campo Grande, financiado por el Castello).

Otro desfasaje se corresponde con las previsiones de obras de Nación o de créditos internacionales.
La repartición de las construcciones menores exponen su mayor discrecionalidad.

El presupuesto inicial no incluía nada para Lamarque (FdT) y Mainque (JSRN). Existió el argumento repetido de errores en la confección de las planillas. Obras Públicas remitió una nota en ocasión del debate parlamentario, sumando 10 millones para cada municipio apartado.

Roca, segunda concentración poblacional, volvió a centrar la discusión por su baja asignación. El gobierno responde con que ese municipio no quiere que los financiamientos de Nación tengan la intermediación provincial entonces no figuran en el presupuesto rionegrino. El ejemplo corresponde a fondos del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) con proyectos aprobados para Roca y, entre otros, Viedma. La Capital tiene incluido unos 1.100 millones para su planta potabilizadora mientras que la financiación de ampliación cloacal roquense será directa.

Hay otra parte de la verdad. La distribución provincial de sus recursos -“Rentas Generales”- para obras están centrado en los cuatro mayores municipios, con un 55%. Una lógica adjudicación por sus poblaciones. Distinto ocurre en el reparto entre ellos, pues Bariloche se queda con el 42%, Cipolletti llega al 33%, Viedma al 20% y Roca no logra el 5%.

El oficialismo también ensaya una contestación para eso. “No hay gestión, no hay pedidos” de parte de la intendente María Emilia Soria a la gobernadora Arabela Carreras. Así, lo planteó el presidente del bloque de JSRN, Facundo López en el debate legislativo.

Hasta ahora, Río Negro sostuvo sus obras públicas, incluso en plena cuarentena, y lo hizo -especialmente- por la disponibilidad del Castello.

Esa participación ya no será tanta.

En su presentación, Economía explicó que el Plan Castello pierde terreno en la composición, pues se terminan las obras proyectadas y se decaen los recursos. Su previsión para el 2022 rondará los 2.900 millones. El más bajo de los cuatro años en ejecución y un 7% menos a lo construido en el 2021, que representa -realmente- una merma cercana al 50% por el impacto de la suba de los costos.

Esa disminución se compensará -según el ministro Luis Vaisberg- con recursos provinciales. Todo un desafío.

El intendente de Lamarque me decía: nos metieron obras después de que nos quejamos, pero luego durante el 2021 ninguna se hizo”.

María Eugenia Martini, presidente del bloque del Frente de Todos.

Los agregados finales y sus particularidades


A las planillas originales de asignaciones se sumaron rectificaciones y partidas frente a las críticas que los municipios de Lamarque (Frente de Todos) y de Mainque (Juntos Somos Río Negro) no registraban obras.

En ambos casos se agregaron 10 millones para viviendas. Lo curioso es que iguales montos concluyen con distintos números de unidades habitacionales. El primero, opositor, figura que construirá diez y el segundo, de JSRN. que hará seis. Esos cálculos dieron también para cuestionamientos de la oposición.

Obras Públicas además sumó otra nota para incorporar 10 millones para refacciones del hospital de San Antonio y 45 millones para pavimentación de Viedma.

Las proyecciones expuestas plantearon que los fondos para las obras sanantonienses saldrían de la partida hospitalaria de Bariloche pero, en cambio, no hubo referencia cuál sobre era el origen de los nuevos fondos atribuidos para Viedma, considerando que los números generales ya estaban definidos.

Tanta preocupación por Lamarque y por Mainqué, pero la oposición desconoce el Castello con inversión y trabajo en todo los lados”.

Facundo López, presidente del bloque de Juntos Somos Río Negro.

Las críticas y las defensas de la discusión parlamentaria


Las construcciones para el 2022 marcó la discusión política y parlamentaria del presupuesto.

JSRN planteó una discusión general.

El cipoleño Lucas Pica destacó que en el 2021 se realizaron 500 construcciones mientras que la reginense Marcela Avila discriminó las previsiones del presente año por áreas, resaltando que las planillas enumeran 60 obras educativas, 20 sanitarias y, entre otras, 10 viales, como las rutas 6 y las 8.

Estas dos construcciones figuran en un programa del Banco Interamericano Internacional (BID), que fueron incluidas en el presupuesto del año pasado pero no registraron avances. Durante diciembre, en ocasión de los compartidos anuncios entre los senadores Alberto Weretilneck (JSRN) y Martín Doñate (FdT), el gobierno nacional ratificó esa concreción para el 2022, restando aún la no objeción técnica del BID.

En contra partida, el Frente de Todos critica la distribución por parte de la Provincia, aludiendo que sus gobiernos locales son relegados, aunque también destaca que ese reparto presupuestario concluye después con un alto nivel de subejecución.

El roquense Ignacio Casamiquela se concentró en la baja partida para Roca y, además, advirtió que una refacción del hospital de esa ciudad estaba en el presupuesto del 2021, no tuvo ejecución y vuelve a repetirse, con una asignación menor. La conesina Alejandra Mas fue en igual sentido en relación a su localidad, repasando la programación de viviendas y la conclusión de un Jardín de infantes para el año pasado, con construcciones que no se concretaron y que volvieron a cargarse.

Además, el FdT incorpora su censura al alto endeudamiento provincial generado por la emisión de los bonos en dólares del Plan Castello, a pesar que últimamente el ala más dura, el sorismo, valoró- exclusivamente- la construcción d el Gasoducto de la Lïnea Sur.

Por su parte, desde JSRN se replica con la facultad gubernamental de la decisión política y, últimamente, el favorable resultado electoral del 2021 otorgó más argumentos a ese posicionamiento. Lo repitió Facundo López y lo utilizó al refutar el cuestionamiento opositor que Lamarque no tenía obras. En esa respuesta, el oficialista recordó denuncias contra su intendente Sergio Hernández por el manejo de fondos y agregó que los vecinos no están disconformes ya que JSRN triunfó en esa localidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *