Río Negro y Neuquén no quieren quedar afuera de la discusión de qué hacer con las represas de la región al finalizar las concesiones en el 2023

El titular del Departamento Provincial de Aguas (DPA), Fernando Curetti, destacó que “las provincias de Río Negro y Neuquén están trabajando en una propuesta” en cuanto a qué hacer con los contratos de concesión de las represas de la región, ubicadas sobre los ríos Limay y Neuquén, que vencen en el 2023.

Señaló a APP que “las que están en el Comahue son las primeras concesiones que se vencen, son para nosotros fundamentales en el manejo del agua, si bien la finalidad de las represas es generar energía es fundamental el manejo del agua para las poblaciones que viven agua abajo”.

Recordó que en ese sentido hay un orden de prioridades, además de garantizar la seguridad de las poblaciones aguas debajo de las represas, “se debe garantizar el abastecimiento de agua para consumo humano como segundo requisito, el tercero garantizar el agua para la producción y por último la generación de energía”.

“Con ese objetivo las provincias estamos trabajando en una propuesta, le vamos a exigir al gobierno nacional que no nos deje afuera de la discusión, no se debe limitar a un diálogo entre la Secretaría de Energía de la Nación y los concesionarios a ver si se renuevan las concesiones, se licitan nuevamente o se crea una empresas nacional, sino que las provincias como dueñas del recursos, del agua que esas represas gestionan, tienen que estar sentadas en la mesa de discusión”, explicó.

Mencionó que en esa línea Río Negro y Neuquén a través de sus gobernadores firmaron un acuerdo y se conformó una comisión para definir una propuesta seria a proponer a la Nación.

Tiempo atrás, Curetti ya había adelantado a APP que desde Río Negro y Neuquén “no compartimos que se prorroguen las concesiones, queremos que la propiedad pase a las provincia y estamos en la tarea de elaborar un proyecto serio para elevar a Nación”.

Recordó que estos sistemas “si bien los construyó la Nación a través de una gran empresa como fue Hidronor, en el momento de su concesión requirió un acuerdo con las provincias y en ese marco ya estaba planteado que en la finalización de las concesiones la propiedad de las represas pasaba a ser a las jurisdicciones de Río Negro y Neuquén”.

“Nosotros estamos planteando que se respete este acuerdo y en esa línea las dos provincias a través de sus gobernadores firmaron un acuerdo y se conformó una comisión para definir una propuesta seria a proponer a la Nación”, explicó.

Informó que “esa comisión tuvo una primera reunión donde se definió evaluar todos los aspectos técnicos que tienen que ver con el estado de las represas, la obra civil, la parte eletromecánica, los equipos, entre otros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.