Precaución en la Ruta 22: mal estado del camino entre Choele Choel y Río Colorado

(NOTI-RIO) La falta de mantenimiento por más de una década sobre la cinta asfáltica de la ruta nacional 22 entre Río Colorado y Choele Choel, continúa deteriorándose con el correr del tiempo, presentando serias deficiencias, teniendo sectores sumamente peligrosos que algunos de ellos fueron causales de algunos accidentes.

La misma imagen de precariedad presenta el puente carretero que cruza el Colorado que une a las provincias de Río Negro con La Pampa, que con el paso de los días y el intenso tránsito se va agravando la cinta asfáltica con importantes pozos, algunos de ellos están entre las uniones de la estructura y otros sobre la misma calzada, que con el constante “golpeteo” de los vehículos a su paso, van creciendo.

Los 140 kilómetros que separan de Río Colorado a Valle Medio, que conecta la principal entrada a la Patagonia con el Alto Valle, lleva años esperando respuestas a los reiterados anuncios gubernamentales nacionales sobre su renovación y ampliación de la cinta asfáltica.

Algunos de los tramos agravaron su deterioro con el paso del intenso tránsito que circuló durante la temporada turística.    

Además de las pronunciadas ondulaciones y pozos que estabilizan a los vehículos, prácticamente no existen las banquinas, debido a que se encuentran tapados por malezas autóctonas de la zona que en algunos casos llegan a tapar los carteles de señalización. Y en épocas veraniegas, con los intensos calores, las chispas que se forman con el paso de los autos o el desecho de los cigarrillos provocan el comienzo de incendios que ingresan a los campos.

También en gran parte de los 140 kilómetros las banquinas son tan profundas que llegan a tener entre 8 y 15 centímetros de diferencias, haciendo que al pequeño descuido de un conductor terminen volcando.

El tramo más caótico son unos 6 kilómetros entre el kilómetro 858 al 864, donde la ruta se torna casi intransitable, con tramos sumamente peligrosos y críticos.

El paso a nivel que se encuentra en el lugar no posee luces de seguridad y advertencia del mismo “Los semáforos que advierten la cercanía de las vías ferroviarias y el paso de las formaciones que van desde Bahía Blanca a Neuquén hace un par de años que dejaron de funcionar.”

Los últimos registros señalan que Vialidad Nacional trabajó en ese sector entre el 2005 y finalizado el año 2011, aunque en este momento presentan importantes ahuellamientos y profundos pozos.

Varias gestiones locales y provinciales en reiteradas ocasiones llevaron los reclamos a Vialidad Nacional para el mejoramiento y la concreción de doble vía de 29 kilómetros en dirección a Valle Medio hasta el cruce con la ruta Nacional N° 251, que se dirige hacia la localidad de General Conesa.

Las remodelaciones como las obras nuevas habían sido anunciadas públicamente por distintos funcionarios de turno, a nivel local, provincial y nacional, en reiteradas oportunidades, aunque nunca se concretó.

Hasta se había mencionado que el obrador de Vialidad Nacional estaría instalado en el predio del aeroclub local y que durante la concreción de la mega obra que tendría hasta un segundo puente, bonificará a la comunidad de Río Colorado con nuevas cuadras de asfaltos.

También en varias ocasiones los legisladores de Valle Medio de JSRN, Fabio Sosa y Mónica Silva exigieron a los organismos nacionales la reparación integral de la ruta “Es urgente la reestructuración integral de la RN 22 en el tramo comprendido entre las ciudades de Río Colorado y Chichinales, que por su estado se ha convertido en un riesgo para quienes la transitan”.

El documento firmado puntualiza sobre el precario estado de la ruta y sostienen que cada nueva temporada turística complica el tránsito seguro y deteriora aún más la infraestructura asfáltica vial.

Permanentemente, se pueden ver a los vehículos familiares realizar maniobras bruscas tratando de evitar golpear con los pozos, llegando a caerse a las banquinas que también le faltan mantenimiento y limpiezas.

A simple vista se pueden apreciar las deformaciones de la ruta con huellas pronunciadas, arreglos deteriorados, falta de señalización, largos trechos sin conectividad, mal estado de las banquinas y de los accesos a caminos alternativos.

Los funcionarios reiteraron el reclamo señalando que “Son los problemas que más aquejan y deben ser atendidos con celeridad, por eso nos ponemos al frente de los reclamos para que Vialidad Nacional, comienza casi de forma inmediata con las reparaciones que no puede demorar más. La ruta necesita mejorar y potenciar lo que se hizo hace años y que ya cumplió su ciclo de vida útil”.

Se destinaron fondos para la autovía de la RN 22, la culminación del asfaltado de la RN 23, la repavimentación de tramos de la RN 40 y la RN 151, la repavimentación de las rutas provinciales 4, 5, 6 y 8, y caminos rurales en Valle Medio, entre otros.

Aunque sigue sin estar en los proyectos presupuestados el tramo de la 22 entre Río Colorado y Chichinales, a pesar de que fueron varias veces anunciados en épocas eleccionarias.

Sosa señaló “Pedimos el mismo tratamiento y en forma urgente para el tramo que comprende justamente el ingreso a la provincia que incluye el puente sobre el río Colorado y atraviesa todo el Valle Medio. Queremos seguir apostando al turismo y a la producción en condiciones seguras”.

También se está reclamando al Ente Nacional de Comunicaciones la necesidad de dotar de conectividad los tramos que aún restan sobre la traza de la RN 22, en virtud de su alto tránsito y los inconvenientes que trae no contar con fluida comunicación en casos de emergencia.

Vialidad Nacional distrito Río Negro, responsable del mantenimiento de la ruta, está en pleno conocimiento de la crítica situación del lugar, aunque aún no tienen en vista una posible fechas para realizar los trabajos, ni las inversiones económicas para llevar adelante las reparaciones y las mejoras de un tramo que es la vista principal de la Patagonia

ALGUNOS DATOS DE LOS ACCIDENTES

Todo es un cóctel que hace inentendible e injustificable que una reparación integral se demore mucho tiempo más.

De acuerdo a distintas pericias realizadas por los bomberos y policía vial de Río Colorado, muchos de los accidentes de tránsito ocurridos en estos tramo peligrosos se producen mayormente los días de lluvia, debido a los vados de agua que se forman en los hundimientos longitudinales que hay en la cinta asfáltica como consecuencia del sobrepeso de los camiones que circulan (otra cuestión que se debe examinar es la eficacia de los controles en las balanzas).

También el punto oscuro donde las estadísticas marcan números preocupantes, donde a diario se puede ver la imprudencia de los conductores es en el cruce entre la 22 y 251, a 29 kilómetros de Río Colorado.

Sitio donde distintos gobiernos locales y provinciales, inclusive representantes en las bancas nacionales, anunciaron en reiteradas ocasiones la construcción de una rotonda, incluyendo el ensanchamiento de la ruta y moderna iluminación, que suplantará el “añejo cruce”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *